Una pizarra que gusta mucho

Me he dado cuenta de lo mucho que van cambiando las cosas cada curso que comenzamos, la verdad que cualquier colegio que se tercie va intentando innovar y buscar de una manera razonable lo mejor para todos los alumnos que tiene.  El otro día me hacía eco de un artículo que publicaba un periódico digital en el que su titular decía que los padres se decantan más por los colegios privados que por los públicos, la verdad que me llamó poderosamente la atención, quise ir un poco más allá y saber porqué, que les ocurre a los colegios públicos para que un grupo grande de padres no quiera volver a sus instalaciones. Claro nos podemos encontrar con cada disparate que ni te cuento, hay quien opina que la gente se va por la cantidad de inmigrantes que hay en este tipo de colegios, otros porque la enseñanza que imparten no es nada buena, otros lo achacan a los recortes y a la falta de docentes que ello conlleva quejándose de que hay demasiados niños para tan pocos maestros, y así puedes ir leyendo comentarios de todo tipo con los que te quedas con la boca abierta.

Cada padre es libre de llevar a sus hijos donde quiera, somos nosotros los que decidimos que educación queremos que reciban nuestros hijos, hay quienes se decantan por un colegio privado el cual tienen que pagar, otros por los concertados en los que parece que hay más exclusividad, y por último los públicos a los que pude acudir todo el mundo y de los que ahora mucha gente reniega. Cuando empieza el curso los colegios preparan unas jornadas de puertas abiertas en las que se puede visitar el colegio, y así poder ver las instalaciones con las que cuenta, el número de clases y cuartos de baño, el tipo de enseñanza que se imparte y el tipo de profesorado con el que se cuenta, hay padres demasiado exigentes y necesitan de primera mano conocerlo todo. Como por ejemplo los progresos que en muchos colegios se van a dar este próximo curso, la compra de licencias para tablet digitales, y el uso de algunas pizarras de rotulador a fin de poder eliminar de una vez las molestas alergias al polvo que resultan del uso de las pizarras tradicionales de tiza. Desde luego de una manera o de otra cualquier tipo de colegio mira por el bienestar de sus alumnos siempre, ya depende de cada uno saber en qué sitio quiere que de verdad estudien sus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *