Un buen lugar

No hace muchos días nos hemos levantado con la noticia de un centro de mayores en el que éntrelos  ancianos había aparecido un brote de sarna, una enfermedad atópica que causa rojeces y picor en las zonas que se ven afectadas, seis ancianos han sufrido en sus carnes las consecuencias de dicho brote que al parecer ya está controlado. Llama la atención que esto ocurra en un lugar en el que aparentemente estaban bien cuidados e incluso mimados pero desgraciadamente hay cosas que se escapan a los cuidadores de estas personas.

Por fortuna todo se ha quedado en una simple anécdota ya que el brote está controlado desde su aparición, habiendo sido preciso el cambio de los protectores de cama para adultos de todas las camas al igual que todos los juegos de cama de sabanas y colchas, así como las toallas de toda la residencia. Cosa que se ha hecho sin ningún problema  gracias a las empresas que se dedican a la venta de productos de esas características como www.resuntex.es, una página en la que se pueden encontrar  todos los artículos necesarios para estos menesteres, al igual que toda la ropa de cama para los hoteles y la hostelería en general.

Los mayores necesitan unas atenciones especiales, de hecho cuando alguien deja a un familiar en un lugar de estos, espera que estén bien atendidos y con todos los mimos posibles para que su vejez sea buena y digna. No todos los ancianos acaban en un centro de mayores por que les estorban a los hijos, los hay sin familia, los hay que van a lugres de estas características por que quieren, los hay que nos les queda más remedio… en cualquier caso todos y cada uno de ellos merecen una atención especializada, una atención personalizada, una atención humana, con cariño, con dulzura y bellas palabras. Los ancianos, los padres que nos han ayudado a subir en el vida, los abuelos que han dado todo pensando solo en nosotros, en su descendencia…

Por desgracia hay lugres en los que se les trata mal, no se les dan los cuidados apropiados y acaban enfermando y  en algunos casos hasta muriendo. Debemos de estar atentos a las condiciones en las que viven nuestros mayores, no está de más una buena información sobre el centro y comprobar de primera mano en las condiciones en las que nuestro querido familiar va  vivir.