Es como tener un terapeuta en casa

Cuando se va escoger una almohada se busca por lo general una que sea suave, aunque hay personas que les gusta sentir una almohada más firme. Las hay de diferentes texturas y rellenos: Plumas, de fibra sintética, antialérgicas etc.

A veces se piensa que la almohada más suave, más costosa o más grande es la que será la mejor. Pueden que sea más suaves al tacto y sean comidas al principio, pero con el uso van perdiendo su forma inicial y van llevando a generar trastornos en la columna y se pueden presentar los dolores de cabeza.

Una almohada terapéutica está diseñada científicamente con una fórmula que no solo es una almohada para dormir, ayudaran a aliviar estrés, migrañas, tensión en el cuello, dolores y cólicos abdominales, hasta la ansiedad y la depresión por la falta de un buen descanso y de sueño pueden desaparecer.

Muchas de estas están diseñadas tomando en cuenta los beneficios de la botánica. El uso de plantas aprovechando sus propiedades, aromas y hasta semillas son delicadamente combinadas con la ciencia y la tecnología para obtener un producto final en beneficio de la salud humana.

Incluso algunas son térmicas, pueden ser usadas frías o calientes dependiendo de la molestia que se quiera tratar.

Dulces sueños

Si tiene problemas para conciliar el sueño, sufre de ronquidos, de asfixia mientras duerme (conocido como apnea del sueño), dolor de espalda y cintura con pequeñas migrañas al levantarse después de estar mucho tiempo sentado o acostado. No lo dude y busque ayuda.

Hay terapeutas que tratan a personas con estas dolencias, en algunos casos pueden tratar a la persona con medicamentos o solo con pequeños cambios en sus hábitos diarios, o cambiar el colchón y la almohada, es suficiente. En otros casos más graves la combinación de todo esto debe ser puesta en práctica.

Tomar un té o una infusión caliente, una ducha con agua a temperatura ambiente o tibia, leer un libro antes de acostarse, pueden ayudar a conciliar el sueño.

Una almohada terapéutica debería ser un accesorio indispensable en la habitación de cualquier persona, no solo a la hora de dormir, también en el sofá cuando se está viendo televisión, o de apoyo para cuando se está sentado en casa frente al computador en casa.

Esto debe un hábito que todos deben practicar para mejorar la salud del cuerpo, las personas estarían de mejor humor y más dispuestas a realizar sus tareas con una sonrisa ya que el equilibrio de su cuerpo está en total armonía.