La suspension adaptativa de BMW

Uno de elementos principales en lo que respecta al confort de un vehículo es la suspensión; sin embargo, no siempre se le presta el interés que se le debe. Esta protege al coche y aísla en cierta medida al habitáculo de las irregularidades que pueda tener la carretera, evitando que los pasajeros perciban movimientos que puedan ser molestos e incómodos.

Para la elección de la amortiguación debe considerarse el uso y las características propias del coche. Es mejor cuando tiene la capacidad de adaptarse a los cambios que se encuentran en el camino. Y esto es lo que hace la suspensión adaptativa de BMW presente en los modelos de la gama M; con ella puede divertirse con la conducción deportiva, sin tener que dejar de lado la estabilidad y la comodidad.

Tecnología Adaptive Drive de BMW

Este tipo de tecnología puede encontrarse en varios modelos de la marca alemana, entre ellos también la gama M. Está diseñada para una conducción dinámica y su sistema de amortiguación oscila con suavidad compensando la inclinación que toma la carrocería. Así, cuando el conductor recorre una curva cerrada con cierta velocidad, la suspensión casi anula la inclinación que se produce en el interior del vehículo.

Es algo bastante cómodo, teniendo en cuenta las velocidades de punta que los vehículos BMW pueden alcanzar. La clave de su sistema está en una función llamada FlexRay, la cual está incorporada en el Adaptive Drive para la transferencia de datos. Los sensores mantienen una estrecha comunicación entre sí y también la suspensión reacciona de manera inmediata al pasar por alguna inclinación en la carretera.

Una suspensión adaptable a varias circunstancias

El Adaptive Drive actúa junto con otros sistemas para garantizar que, sin importar cuál sea el estilo de conducción, las suspensiones reaccionen con suavidad. Para esto se requiere vigilancia permanente de los sensores del coche y captar parámetros, como la posición del volante, las fuerzas de inclinación y la velocidad.

Como toda la información se transmite a las suspensiones de manera rápida, la oscilación ante irregularidades de la carretera o en las curvas se realiza sin que se pierda la estabilidad y sin que se vea comprometida la seguridad. El sistema incluso es beneficioso para el sistema de frenos, ya que reduce la distancia de frenado; así, la suspensión adaptativa, además de hacer más confortable el recorrido, lo hace también más seguro.

Es importante que su coche reciba un mantenimiento oportuno y que se le efectúen las reparaciones pertinentes a tiempo, para que funcione con la totalidad de sus capacidades. Y para que eso no represente un golpe al presupuesto, podría utilizar piezas segunda mano bmw.